BRIAN BOLLAND • El inicio de la invasión británica

Brian Bolland nació en 1951 en Lincolnshire, Inglaterra y recuerda haberse introducido al mundo de los cómics pasados los 10 años, cuando en 1959 se comenzaron a importar algunos títulos de Marvel y DC, desde un principio fueron los artistas de DC los que llamaron su atención, pilares como Gil Kane, Curt Swan, Joe Kubert, Ross Andru y Nick Cardy son tan sólo algunos de los grandes con los que comenzó su amor por el medio.

En 1969 comenzó a estudiar Diseño Gráfico e Historia del Arte y fue ahí cuando comenzó a dibujar cómics de manera autodidacta. En 1972 Bolland asistió a una convención de cómics en Londres donde conoció a muchos de los hombres clave de la industria en aquellos días, incluyendo a Dave Gibbons con quien formaría una estrecha amistad.

A recomendación de Gibbons, Bolland se uniría a la agencia de arte Bardon Press Features, con la cual pudo trabajar en distintos títulos de manera esporádica, uno de ellos un superhéroe africano llamado Powerman (Gibbons y Bolland trabajarían en el título alternadamente) que se vendería en Nigeria dos veces por mes. En 1977 uno de los agentes de Bardon llamó a Bolland y a Gibbons para enseñarles algunos conceptos para un nuevo cómic de ciencia ficción que saldría al mercado: 2000AD.

1014039_584594014940338_246997222_n

Para el primer número de 2000AD Gibbons fue llamado para unirse con Carlos Ezquerra debido a que Bolland seguía ocupado en el título de Powerman, pero el título bajó su periodicidad de quincenal a mensual y así Bolland pudo aportar su primer trabajo con una portada de 2000AD.

A esa siguieron más portadas y páginas en solitario hasta que se presentó la oportunidad de completar una historia de Judge Dredd a finales de 1977 y muy pronto fue un artista regular en la serie. Durante este inicio en el universo Dredd, Bolland también creó el aspecto de dos de sus más icónicos personajes: Judge Death y Judge Anderson.

Bolland recuerda que de entre los artistas de 2000AD él era por mucho el más lento, pero prefería tardar más para poder entregar un trabajo medianamente bueno antes de salir del paso con cualquier cosa por las prisas. Los editores de 2000AD amaban tanto su trabajo que no lo presionaban para las entregas y en ocasiones tenían historias de “respaldo” para publicar en caso de un retraso.

1395440_585228814876858_1294188706_n

Junto con el trabajo que tenía en Dredd, Bolland se dió tiempo para hacer varios cómics de terror e incluso bastante trabajo publicitario, incluyendo una serie de anuncios para juguetes de Star Wars.

Bolland fue uno de los primeros británicos que fueron descubiertos por la industria del cómic en Estados Unidos, y encabezó la llamada invasión británica del ’79/’80. Su primera gran oportunidad se dió cuando conoció a Joe Staton en una convención mientras Staton trabajaba para Green Lantern, Staton necesitaba un lugar dónde quedarse y los Bolland le dieron asilo. Más tarde Staton llamaría a su editor para comentarle que Bolland era un gran fan de Green Lantern y fue así como su primer trabajo para el mercado americano llegó con la portada para Green Lantern #127 en 1980.

Las portadas para Green Lantern continuaron, basadas en trazos de Ross Andru, así como historias complementarias, pero también comenzó a elaborar portadas para Justice League of America y Superman. Durante este tiempo Bolland trabajó al lado de los grandes como Joe Kubert, Carmine Infantino y Gil Kane así como con Jim Aparo, George Pérez y Dick Giordano.

1392101_586437308089342_421007980_n

En 1982, el editor de DC, Len Wein, escogió a Bolland para ser el artista de Camelot 3000, una serie limitada de 12 números, junto con el escritor Mike W. Barr. La historia, una recreación sobre la antigua leyenda del regreso del Rey Arturo para salvar a Inglaterra de una invasión extraterrestre en el año 3000. Esta serie representó por un lado el trabajo más grande de Bolland -y su único intento por dibujar un título mensual- y por el otro fue el primer ejemplo de DC de una maxi-serie.

A Bolland se le permitió elegir un entintador para interiores, pero prefirió entintar sus portadas él mismo. Indignado por habérsele pedido que siguiera los esquemas de Ross Andru para las portadas de los dos primeros números, los ingnoró y presentó sus propios diseños a Len Wein, quien los rechazó y le pidió que se alineara a los de Andru. Resilente a este hecho dibujó la portada para el primer número -pero como protesta volteó la “N” en la firma de su nombre como un código para recordarse a sí mismo que su “integridad artística” había sido vandalizada. Después de eso la “N” volteada le gustó tanto que la mantiene así hasta hoy día.

Camelot 3000 tuvo grandes retrasos en los números finales. Bolland recuerda que él y DC habían hablado sobre los tiempos que le llevaría hacer la serie, y ya que la serie sería entintada por alguien más, comenzó las primeras páginas con gran entusiasmo, pero conforme avanzaba se volvía más y más meticuloso en ellas, queriendo que el final de la historia se viera asombroso. Estos pequeños grandes detalles ocasionaron que los números 8-11 salieran de manera bimestral en lugar de mensual y que el número final saliera nueve meses después del penúltimo número. Esta es la razón principal por la que Bolland se enfocaría a ilustrar únicamente portadas.

544168_586906128042460_1502226736_n

Alrededor de 1986, Titan Books estaba tratando de lanzar una línea de cómics escritos por Alan Moore y hubo pláticas acerca de hacer un ‘Batman conoce a Judge Dredd’ con Alan y él. Con esto en mente y cuando fue claro que Camelot 3000 se había vendido razonablemente bien, el editor de DC Dick Giordano le preguntó a Bolland en qué proyecto le gustaría trabajar ahora. Bolland pensó en términos de quién era su escritor favorito, de ese momento, a qué héroe le encantaría hacer y con qué villano. Básicamente terminó con Alan, Batman y Joker. El resultado fue la popular, influyente y controvertida ‘Batman: The Killing Joke’, publicada en 1988.

El cómic de 64 páginas en formato prestige tomó una considerable cantidad de tiempo en producirse. Tanto Moore como Bolland son bien conocidos por su laborioso y meticuloso trabajo, ambos creadores acababan de terminar maxi series que habían tenido retrasos y Bolland había dejado muy claro que quería hacer el mejor trabajo que le fuera posible. Bolland sintió que el libro superó las expectativas que la recién publicada obra de Frank Miller había sentado y consideró a The Killing Joke una obra publicada por pura vanidad. Para Bolland fue un trabajo muy especial en el que entregó lo mejor de sí, por lo que no es de exrañarse que se sintiera lastimado cuando Moore declarara que para él sólo había sido sólo una historia más de Batman.

Lacerado por esta crítica de Moore, Bolland estaba mortificado por el coloreado y sorprendido por no haber revisado pruebas del mismo antes de su publicación. Habiendo imaginado las secuencias de flashback en blanco y negro para que el lector las ubicara en otro tiempo. Se encontró con “asquerosos y brillantes púrpuras y rosas… y mi hermosa secuencia de flashback se había ahogado en naranjas”. La publicación del libro en 2008 por el 20 aniversario de The Killing Joke, presentó nuevo coloreado por Bolland, restaurando sus intenciones artísticas a la paleta de colores que él había imaginado.

1410900_587223048010768_110148844_o

Aunque sus incursiones en el arte de interiores son mundialmente aclamadas, a Bolland se le ve con mayor frecuencia como ‘sólo’ un artista de portadas -aunque ha declarado que nunca se ha decidido por buscar hacer exclusivamente portadas. Sin empacho ha dicho en muchas ocasiones que trabaja muy despacio, por lo cual le es mucho más fácil entregar portadas que arte para historias completas.

Bolland ha hecho portadas -en muchos casos para corridas completas- para algunos de los más importantes títulos en años recientes, dejando una imborrable impresión en los que ha trabajado. Su trabajo foto-realista siempre está en gran demanda, aunque principalmente se le asocia a títulos publicados por DC Comics.

Ahora Bolland trabaja en la computadora, evitando el lápiz y el papel. Menciona la influencia de Gibbons quien fue “bastante entusiasta al incitarlo a hacerlo”. Cuando se dió cuenta que los coloristas usaban cada vez más la computadora, decidió que si no tenía control total sobre el coloreado, al final sus obras terminarían sin ser totalmente de su autoría. Después de 10 frustrantes meses aprendiendo los gajes de la tecnología encontró que “no hay absolutamente ninguna diferencia entre dibujar en una tableta que en un block de papel”.

Después de su trabajo en ‘The Killing Joke’, DC le pidió hacer las portadas para Animal Man, a lo que accedió pensando que sería unas 10 o algo así. Terminó haciendo 63. Se volvió casi habitual, sabiendo que por lo menos habría un trabajo nuevo suyo para ver allá afuera.

1425675_588093137923759_2147018972_n

Bolland también trabajó en un buen número de portadas para Wonder Woman, comenzando con el número 63, y recuerda este tiempo con nostalgia al ser él quien buscara los trabajos en lugar de los trabajos a él. Esto le permitió hacer algo para él en lugar de algo que los demás le pidieran hacer.

El trabajo de Bolland durante las treintaytantas portadas que realizó, sentaron las bases para el posterior tratamiento de Diana por parte de John Byrne. Al prepararse para trabajar, Bolland mantenía recortes de las más hermosas mujeres de la época, centrándose en sus rostros más que en sus cuerpos, pues admite que esos los inventaba.

Con un particular interés en dibujar el uniforme, Bolland comenzó a darse cuenta que este iba despareciendo durante las historia. Cuando Diana regresó a utilizar su famoso atuendo, Bolland produjo una de sus imágenes más reconocidas para la portada de Wonder Woman 72. Esta imagen se hizo tan icónica que DC lanzó un póster con ella e incluso posteriormente se produjo una escultura a escala.

1456755_588544911211915_1743669104_n

Bolland menciona que aunque no suele reusar ideas para portadas, de vez en cuando hace lo que llama “homenajes a sus propias portadas”. En especial para el primer cómic que hizo de Judge Dredd para la editorial Eagle -que presentó historias de 2000AD en una entrega especial para el mercado norteamericano- donde la posición de las figuras hace eco a portadas que Bolland ha dibujado dos o tres veces para diferentes compañías con diferentes personajes.

Además de sus largas corridas en Animal Man y The Invisibles, Bolland también produjo varias portadas para The Flash con Geoff Johns y para la antología Batman: Gotham Knights, así como varias portadas para Tank Girl, Superman, Green Lantern, Batman y muchos más, incluyendo varios títulos para la línea Vertigo.

La gran familiaridad con los personajes de DC y los equipos de trabajo, así como su gran demanda han sido factores para que la mayoría de su trabajo se haya desarrollado en DC Comics. En su libro ‘The Art of Brian Bolland’, también menciona que una mala experiencia que tuvo para una portada de Hulk para Marvel UK y posteriormente con una de She-Hulk y Howard the Duck le ocasionaron una “pequeña fobia hacia Marvel”. Sin embargo sí ha producido algunas portadas para Marvel, así como para First Comics, Continuity Comics, Eclipse Comics, New Comics y docenas de otras más, así como arte para libros, revistas y portadas de discos.

1458598_589135701152836_1690111696_n

Además de sus incursiones en el mundo del arte de interiores y su posterior trabajo en portadas, Bolland también ha producido una buena cantidad de historias cortas -generalmente de una página-, numerosos pin-ups y un par de ocasionales tiras humorísticas.

En estas últimas, Bolland ha sido escritor/artista, su método preferido de trabajo. Dentro de sus trabajos más notables se encuentran dos “proyectos personales”, Mr. Mamoulian y The Actress and the Bishop, cuyas tiras aparecen recopiladas en el libro ‘Bolland Strips!’ (Palmano-Bennet/Knockabout Comics, 2005). Cuando a Bolland se le propuso hacer un libro con estas tiras, tuvo la idea de incluir también una historia de 20 páginas sin dibujar llamada “The Actress & the Bishop and the Thing in the Shed” (escrita 18 años atrás) y dos historias escritas e ilustradas por él para la línea Vertigo. Despues de negociaciones con DC, ambas historias -“Princess & the Frog” (de Heartthrobs) y “The Kapas” (de Strange Adventures) se incluyeron junto con seis impresiones de edición limitada para Éditions Déesse.

En 2006 se publicó una extensa retrospectiva de Bolland en el libro ‘The Art of Brian Bolland’, que incluye textos del autor, así como cientos de obras y fotografías únicas de su colección particular. Esta obra cubre el trabajo de Bolland con una introducción de su amigo Dave Gibbons, un ensayo autobiográfico y secciones que van desde sus influencias hasta su trabajo por décadas, comenzando desde 1960 hasta los 2000.

1461868_589665194433220_1689985107_n

Bolland es también un hábil fotógrafo (ejemplos de su trabajo se incluyen en su libro ‘The Art of Brian Bolland’). Su trabajo además es muy cotizado en el mundo de la publicidad, Bolland ha producido piezas para varias librerías especializadas y festivales de cine.

Su trabajo también ha vestido portadas de numerosas publicaciones a lo largo de las décadas, desde fanzines hasta varias portadas para la revista londinense ‘Time Out’ y muchas otras más publicaciones internacionales.

También ha hecho carteles para grupos locales de teatro y producciones independientes, de las más recordadas fue para una producción de ‘Beauty and the Beast’.

El trabajo de Bolland le ha valido inumerables premios en la industria, entre ellos varios Premios Eisner como mejor portadista.

680304_590472891019117_1594553301_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s